Cómo debes hacer la declaración de la renta si eres autónomo

Cómo debes hacer la declaración de la renta si eres autónomo

Una vez abierto el plazo de la campaña de la Renta 2020, llega el momento de presentar la declaración del IRPF del ejercicio anterior. Esta labor, en concreto, será especialmente delicada si eres un trabajador por cuenta propia. Vamos a intentar ayudarte con información y consejos sobre cómo hacer la declaración de la renta si eres autónomo.

Particularidades de la declaración de la renta del autónomo

El motivo de realizar la declaración del IRPF es informar a la Agencia Tributaria de las rentas obtenidas durante el periodo impositivo que se declara. El trabajador autónomo, en calidad de contribuyente, también tiene que informar a Hacienda de sus actividades.

¿Dónde consigno los ingresos de mi trabajo como autónomo?

Antes de empezar, debes conocer la diferencia entre los rendimientos del trabajo y las actividades económicas: los trabajadores por cuenta ajena perciben sus ingresos a través de los rendimientos del trabajo, y los autónomos lo hacen a través de sus actividades económicas.

En otras palabras: mientras que el trabajador por cuenta ajena accede a su borrador de la Renta, el autónomo no accede al mismo tipo de borrador, y será él mismo quien deba notificar a la AEAT las rentas obtenidas por sus actividades económicas, ya que la información que incluye este borrador es realmente limitada.

Sin embargo, existe un tipo autónomo que no tributa por sus actividades económicas, sino por los rendimientos del trabajo: es el autónomo societario, que es quien cobra una nómina de una sociedad mercantil en la que ejerce el papel de socio. En todo lo tratado aquí nos referiremos a la figura de empresario individual o profesional como «sinónimo» de autónomo como la forma más popular para referirese a las personas físicas que ejercen una actividad por cuenta propia y tributan como tales. 

¿Dónde se incorporan las cotizaciones de autónomos en la renta?

Asimismo, los autónomos se pueden desgravar todos aquellos gastos afectos a su actividad económica, según se determina en las leyes tributarias: estos desembolsos deben estar relacionados con su actividad, haber sido contabilizados durante el año, y poder ser debidamente justificados mediante la presentación de facturas o recibos. Por ejemplo: dietas, ordenadores, programas informáticos, gestoría, asesoría, insumos…

Y lo más importante: también podrás incorporar las cotizaciones de autónomos en tu declaración de la renta. Las cuotas que pagues a la Seguridad Social formarán parte de los gastos deducibles de tu actividad económica.

¿Cómo consigno las retenciones?

Si eres un autónomo obligado a presentar factura por tus servicios, realizas una actividad profesional y has sido contratado por una entidad o empresa (no por un particular), estás obligado a emitir factura con retención; los clientes a los que hayas facturado de esta forma habrán enviado a la AEAT la totalidad de dichas facturas, de modo que esta información se incorporará a tus datos fiscales.

Dado que tendrás que haber aplicado un porcentaje de retención en las facturas emitidas a tus clientes durante el ejercicio, antes de cumplimentar tu declaración de la renta, tendrás que cotejar dichas retenciones con tus datos fiscales.

¿Todos los autónomos están obligados a presentar la declaración de la renta?

Aunque la mayoría de los autónomos están obligados a declarar sus actividades en la renta, hay un criterio que puede exonerar a ciertos profesionales a presentar su declaración (análogamente a lo que sucede con los trabajadores por cuenta ajena).

No obstante, el requisito para no estar obligado a realizar la declaración de la renta es bastante más exigente para autónomos que para asalariados: recordemos que los trabajadores por cuenta ajena que no obtengan rentas superiores a 22.000 euros de un solo pagador (o 14.000 euros de varios pagadores) no tienen por qué presentar su declaración de IRPF.

Por el contrario, los autónomos que hayan percibido rentas inferiores a 1.000 euros durante el periodo impositivo no estarán obligados a realizar la declaración de la renta; sin embargo, si desean beneficiarse de las deducciones fiscales de los gastos que mencionamos previamente, no tendrán más remedio que cumplimentarla y presentarla.

Cómo hacer la declaración de la renta siendo autónomo

Procedimiento para presentar la declaración

A través del servicio de Renta WEB, podrás acceder tanto a tus datos fiscales como al borrador de tu declaración; para entrar, deberás validarte utilizando un certificado digital o un DNI electrónico, o estar dado de alta en el sistema Cl@ve PIN.

Cuando hayas consignado todos los datos que creas necesarios, desde allí mismo podrás confirmar el modelo D-100; quizá esta tarea te resulte más sencilla si has tenido que presentar declaraciones trimestrales de IRPF (modelos 130 y 131).

Cotejo exhaustivo de los datos fiscales

Sin embargo, no olvides que este borrador, casi con toda seguridad, apenas contendrá información acerca de tus actividades económicas: tendrás que apoyarte en los datos fiscales a los que has accedido previamente, y cotejar que toda la información recogida coincida con la que has ido contabilizando durante el ejercicio.

En previsión de las discrepancias que puedas encontrar, no dudes en pedir a tus clientes que te hagan llegar un certificado de retenciones: esto te ayudará a detectar posibles errores en las cantidades declaradas.

Determinación del régimen de tributación

También convendrá que tengas muy presente en qué régimen del IRPF estés tributando: estimación directa normal, estimación directa simplificada o estimación objetiva (comúnmente conocida como tributación por módulos). Puedes consultar este dato en el resguardo de alta de autónomo en Hacienda que completaste en su día.

¿Y por qué esto es tan importante? Por el hecho de que el régimen de tributación afecta a los gastos deducibles (que pasaremos a analizar en el siguiente apartado): si elegiste tributar por estimación objetivano podrás deducirte ningún gasto en tu declaración, ya que los mencionados «módulos» consisten en aplicar unos porcentajes en función del rendimiento de la actividad.

Consignación correcta de los gastos deducibles

Una de las ventajas que tienen los autónomos con respecto al IRPF es el derecho a deducciones por gastos afectos a sus actividades: revisa con detenimiento todos los desembolsos que hayas realizado durante el ejercicio anterior para introducirlos en el apartado de “gastos deducibles”.

No obstante, te recomendamos que cuentes con un buen asesoramiento fiscal para ayudarte a determinar si puedes desgravarte todos los gastos que hayas ido contabilizando durante el año: si cometes algún error, te expones a que la Agencia Tributaria tome medidas sancionadoras contra ti.

Es natural que no sepas cómo hacer la declaración de la renta si eres autónomo, especialmente si has emprendido hace poco tu nuevo proyecto profesional por cuenta propia, o si tienes poco tiempo y mucha información que contrastar. Por ello, te recomendamos recurrir a los servicios de GDN Asesoría, expertos en la gestión fiscal de los trabajadores autónomos.

Si te ha parecido interesante, compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Atención especializada para tu negocio

ELIGE LOS SERVICIOS QUE MEJOR SE ADAPTAN A TUS NECESIDADES

asesoria en santander para emprendedores

Estoy tramitando el lanzamiento de mi proyecto o llevo pocos años. Quiero cumplir correctamente con mis obligaciones legales.

asesoria en santander para autonomos

Necesito conocer otras formas de gestionar mi negocio, saber si me interesa constituir una sociedad, si tengo derecho a subvenciones o ayudas.

asesoria en santander para sociedades

Necesito ajustar los costes laborales, la Seguridad Social y, sobre todo los impuestos. Definitivamente creo que pago demasiado.